Breve historia de tres adolescentes en medio de la guerra contra las drogas

Conocí a Elmer porque vivía a lado de mi casa, había un baldío entre nuestras casas. Ambos eramos adolescentes, visitábamos el mismo parque, nos gustaba andar en bicicleta y jugar Halo y Grand Theft Auto. El tenía un PlayStation II y yo un Xbox de primera generación. A su padre le gustaba la cacería y tenía un rancho. Su hermano trabajaba en un taller mecánico y el estudiaba la secundaria en un colegio cerca del Parque Metropolitano.

El secuestro de su padre

Era un domingo de agosto de 2010, me encontraba haciendo tarea en el escritorio que daba a la ventana. Disfrutando que era domingo y no había mucho que hacer durante el día. Me despertaron fuertes detonaciones, a la tercera entendí que pasaba algo en la calle y como mi ventana da a la calle me puse debajo del escritorio.

Después de unos minutos que pasaron las detonaciones me asomé por la ventana y vi varios coches blancos estacionados en batería en la casa de mi vecino. Los vi irse rápidamente y luego vi al hermano de Elmer salir persiguiéndolos en el Sentra.

Se escuchó el derrape de neumáticos a lo lejos

Fotografía tomada desde el balcón de mi cuarto, después de que me despertaran cerca de 4 balazos y escaparan dos coches blancos llegaron 4 patrullas y un ministerio publico.
Fotografía tomada desde el balcón de mi cuarto, después de que me despertaran cerca de 4 balazos y escaparan varios coches blancos llegaron 4 patrullas y un ministerio publico.

En el Occidental se publicó esta nota sobre lo sucedido:

CASA CON HISTORIA

El pasado 8 de agosto de 2010, sujetos armados privaron de su libertad a un hombre dedicado a la ganadería en la misma finca de la colonia Real Vallarta. Los hampones dispararon en varias ocasiones contra uno de los familiares de la víctima que intentó perseguirlos.
Durante la citada persecución, el muchacho estrelló su camioneta contra otro automotor y provocó su volcadura sobre la avenida Vallarta. Una jovencita que viajaba en el vehículo siniestrado quedó lesionada.
Aquel día, a misma la finca arribaron tres vehículos compactos, un Volkwagen Polo, una camioneta Mazda de color blanco y un Bora en color rojo, de los cuales descendieron sujetos armados y se metieron a la casa, y privaron de su libertad a Heriberto Romero Castañeda, de 42 años. Al ganadero lo subieron a uno de los automotores y aceleraron.
Uno de los parientes del secuestrado trató de seguir el convoy de los captores a bordo de su camioneta Honda CRV de color blanco, pero debido al exceso de velocidad, al llegar al cruce de Millet y avenida Vallarta, chocó con otro vehículo de la marca Volkswagen SportVan de color azul, el cual terminó volcado. En esta unidad viajaba una familia ajena a los hechos. La camioneta Honda CRV salió proyectada y terminó estrellándose contra un árbol.
En el lugar de los hechos, fueron asegurados varios cascajos del calibre .38 que dispararon los delincuentes, en tanto que una muchacha de 22 años -herida debido a la volcadura- fue llevada a las instalaciones de la Cruz Verde Las Águilas.
Del conductor de la camioneta Honda nada se sabe. Testigos aseguran que bajó lesionado del automotor, pues sufrió dos impactos de bala, pero se desconoce su paradero e identidad.
Al sitio se presentaron los policías de Zapopan, quienes fueron informados del plagio e iniciaron un operativo en la zona para tratar de localizar a los maleantes y liberar al rehén. Horas más tarde el ganadero fue dejado en libertad. Autoridades ya indagan si los hechos de agosto y los de este jueves y viernes, están relacionados entre si.

Una granada de fragmentación se detonó anoche en la cochera de una finca en la colonia Real Vallarta de Zapopan.
Se cree que el ataque sería una represalia porque en este mismo domicilio, la noche del jueves, sujetos armados irrumpieron en el inmueble con la aparente intención de robar. Sin embargo, el morador de la casa sorprendió a los criminales, avisó a los policías y se frustró el incidente.
En esta misma casa ya habían ocurrido más hechos violentos, pues el mismo morador, en agosto de 2010, fue victima de un “levantón”, lo que provocó una accidentada persecución.

AGRESIÓN CON GRANADA
Al filo de las 21:40 horas se informó que en la casa marcada con el número 5261 de la calle Alberto Durero, casi esquina con Miguel Ángel, en la colonia La Estancia, en Zapopan, sujetos a bordo de una motocicleta lanzaron una granada de fragmentación.
La “piña” del tipo MKII cayó en la banqueta frente al inmueble y tras detonar, las esquiarlas dañaron el portón y tres automotores estacionados.
En el hecho no hubo personas heridas, pero se produjo la inmediata movilización de gran cantidad de cuerpos de emergencia, inclusive, soldados del Ejército Mexicano.
Un coche Dodge Neón de color blanco, una camioneta Ford F-250 de color rojo y un Volkswagen Sedán de color cereza, que estaban en los alrededores sufrieron algunos de los impactos de las esquirlas.

El Occidental, 19 de febrero de 2011

Fuente:

http://www.oem.com.mx/eloccidental/notas/n1972620.htm

La venganza

Después de cumplir la mayoría de edad, Elmer fue arrestado junto con su hermano. Probablemente en camino a arreglar la desaparición de su padre.

La Procuraduría General de la República tiene este boletín en sus archivos sobre el arresto de Elmer:

Sabado, 16 de Julio de 2011 > Boletín Estatal DPE/2895/11

La Procuraduría General de la República, a través del agente del Ministerio Público de la Federación adscrito a la Delegación en Jalisco, obtuvo del Juzgado Séptimo de Distrito en Materia de Procesos Penales Federales con sede en el estado, formal prisión contra Marino Robles Romero, Elmer Romero Muro, Heriberto Romero Muro, Efrén Muro Ortiz, José de Jesús López Romero y Joel Castañeda Hermosillo por su presunta responsabilidad en la comisión de los delitos de asociación delictuosa, contra la salud en la modalidad de posesión de metanfetamina con fines de comercio, así como por el delito de violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, en su modalidad de portación de armas y posesión se cartuchos de uso exclusivo del Ejército y las Fuerzas Armadas.

De acuerdo con la indagatoria AP/PGR/JAL/GDL/AGIIMII/2757/2011, elementos del Ejército Mexicano detuvieron a los indiciados en la ranchería denominada “Midio” correspondiente al poblado El Salvador, en el municipio de Tequila, en posesión de tres armas largas, dos cortas, cinco envoltorios con 250 gramos de metanfetamina, 109 cartuchos de diversos calibres y nueve cargadores de diferentes calibres que portaban en una camioneta Chevrolet Silverado tipo Pick up, doble cabina sin placas de circulación.

Por lo anterior, lo asegurado quedó a disposición del Fiscal Federal, mientras que los inculpados fueron ingresados al Reclusorio Preventivo Varonil de la Zona Metropolitana de Guadalajara, con sede en Puente Grande.

De esta manera, el Gobierno Federal refrenda su compromiso de reconstruir integralmente las instituciones y sistemas de procuración de justicia y seguridad pública, en el marco de una cultura de la legalidad en todos los ámbitos de la actividad nacional.

Fuente:

http://archivo.pgr.gob.mx/Prensa/2007/delega11/jal160711DPE289511.shtm

La política de drogas

A Elmer, a Chuy y a mi nos separo la violencia del país en el que nacimos y la narcocultura que llegó a su cumbre en nuestra adolescencia. Sin la guerra contra las drogas nunca hubiera conocido el sonido que produce una granada de fragmentación, probablemente Elmer hubiera terminado la preparatoria y todos viviríamos en el mismo barrio. Como nosotros, millones de jóvenes han vivido de diferente manera las secuelas de la guerra contra las drogas. Una guerra que se pelea en nuestras calles, que apunta a miles de nuestras familias, y que deja como daño colateral un país fragmentado y sin expectativa de crecimiento económico, social o cultural.

Para nosotros; los daños colaterales, es necesario buscar alternativas menos violentas y mas justas.

Deja un comentario